¿Deberían legalizarse las putas?

El asunto concerniente a la legalización de la prostitución es un tema que despierta muchas opiniones, miradas, acusaciones, votos a favor, etc. Más allá de lo anterior, lo que debe quedar claro desde el principio, es que es un tema espinoso en el que siempre se pueden identificar factores a favor y en contra de las mujeres que follan por dinero. A continuación se exploran los principales argumentos que avalan las ventajas y las desventajas de la legalización de este tipo de actividad.

Pros y contras de la legalización de la prostitución

Pros de la legalización de la prostitución

  • El primer asunto que debe quedar claro, es que al comprender que es un trabajo legal, cada uno de los trabajadores involucrados en el sector van a poder adquirir derechos esenciales como por ejemplo: derecho a la sanidad, pensión por jubilación, incapacidad, entre otras. Tampoco hay que olvidar que lo anterior implicaría que estarían en la obligación de pagar impuestos, lo que significaría que aportarían al bienestar económico del país.

  • Por otro lado, también se destaca de acuerdo con las argumentaciones de quienes defienden la legalización, que en este caso la prostitución adquiriría una virtud de defensa de la libertad sexual, pues al prohibirla, lo que se está haciendo es forzar a un sector de la población a no poder ejercer una actividad para la que se encuentran dispuestos y desean hacer.

  • Otro aspecto a considerar, es que la demanda de prostitución es una constante y mientras las condiciones sean así, existirá oferta que busque satisfacer esta necesidad.

  • No hay que desconocer que también actuaría como un negocio indirecto, pues sería viable que a los alrededores se conformen cafeterías, hoteles, clínicas, sitios para taxis, etc.

  • Finalmente, se hace énfasis que la prostitución legal no es obligatoria y por ende seguiría siendo una cuestión en la que decide cada persona como en cualquier otro tipo de empleo.

Contras de la legalización de la prostitución

  • En un sentido legal, una de las dudas más recurrentes entre quienes debaten sobre el tema, es que no siempre quienes trabajan en este campo lo hacen de una manera libre, ya que existen grandes redes de coacción, proxenetas y personal que se encarga de forzar a las personas a realizar este tipo de actividad. Este es un asunto que la legalización tendría que tratar de manera enfática.

  • De acuerdo con quienes defienden esta postura, las consecuencias de este tipo de aceptación o legalización, traerían consigo una pérdida del control en la regulación de la industria del sexo, un incremento de la prostitución infantil y similares.

  • A su vez, la legalización no significa que se protejan a las prostitutas de manera inmediata, de acuerdo con algunas estadísticas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *